Regalar mascotas en navidad, ¿es correcto?

By on December 12, 2017
Cuando la fecha comienza a apretarnos, ya estamos a menos de quince días para definir los regalos que haremos, pueden producirse errores. Muchos eligen este momento para traer al hogar un nuevo integrante, una mascota. ¿Es correcto? No vamos a ponernos a debatir si es o no correcto, hay mucho en Internet sobre el tema y no queremos aburrirlos. Además las cifras de ventas de mascotas se disparan por éstos días, ¿qué significa? ¿Las familias realmente evalúan tener un nuevo integrante en la familia de la forma correcta? o ¿son decisiones apresuradas de último momento?

La responsabilidad que implica tener una mascota

Debemos ponernos firmes acerca de regalar mascotas en Navidad ya que todos podemos comprender que no solo significa regalar un tierno cachorro a nuestros hijos o a alguien a quién amamos, es mucho más. Debemos poder elegir convivir con una mascota, sin importar tamaño, raza o especie, ya que se trata una de las decisiones más importantes de nuestra vida. Estamos asumiendo que la persona que reciba el regalo deberá hacerse cargo y cuidar a otro ser vivo que dependerá de su cuidador hasta el último de sus días. Según la especie elegida, hablamos de un mayor o menor número de cuidados, ya sean sanitarios o de higiene, de alojamiento, de alimentación y de su correcto proceso de educación. Debemos pensar qué hará la persona que lo reciba si trabaja mucho o tiene planeados viajes y si podrá darle el amor y el cariño que necesitará. No podemos elegir una mascota como regalo si es que no estamos seguros que a quién se lo regalaremos podrá cumplir con todo lo planteado. Regalar una mascota a una persona que no está preparada para recibirla, deja de ser un acto de amor. En lugar de eso, podemos elegir un libro o una experiencia (en un refugio por ejemplo) que le enseñe qué significa tener un animal de compañía, para que más adelante esté completamente seguro o segura de lo que implica hacerse de una animal.

Involucrar a la familia

Si has confirmado que la persona desea tener a su lado un animal y que además podrá cumplir con todos los cuidados necesarios, debemos consultarlo también con todos los integrantes de su familia. Sabemos que los niños desean tener animales y que en un principio van a prometer cumplir con todo lo mencionado, pero es nuestra responsabilidad como adultos comprometernos con el recién llegado y explicarles a los más pequeños cuáles serán sus tareas según la edad. La responsabilidad de cuidar un animal implica considerar las necesidades para cada especie, no solo tratarlos como algo más que objetos sino también considerar no humanizarlos demasiado, ya que en ocasiones, pueden venir a cubrir el puesto de la ausencia de hijos en una familia.

El abandono nunca es una opción

Tener muy presente que tanto un gato como un perro pueden vivir hasta los 15 años de edad, debemos asumir el compromiso de por vida, con sus buenos y malos momentos. El abandono de una mascota no solo está penado por la Ley, sino que también es un acto de egoísmo e injusticia para el animal. Somos conscientes que las cifras de abandono señalan que, alrededor del 40% de los perros abandonados, habían sido un "regalo a sus dueños". Debes plantearte qué hacer si esta experiencia sale mal y la familia o la persona no quiere seguir cuidando al animal que has regalado por Navidad. Poniendo en una balanza los compromisos que adquirimos al recibir una mascota en la familia, no son tan elevados ni costosos como los beneficios de convivir con ella. Se trata de un privilegio que nos dará una gran satisfacción personal y seremos más felices. Pero si no estamos completamente seguros del desafío, es mejor no intentarlo. Es nuestra responsabilidad informarnos bien acerca de la especie que adoptaremos para tener muy claro que necesidades tendrá. Podemos acudir a una veterinaria cercana para evaluar que tipo de familia va a recibir un animal y que mascota nos aconseja.

Antes de regalar...

  • Considerar que la persona esté capacitada para criar esa especie y realmente la desee.
  • Si buscar regalar una mascota a un niño, debes asegurarte que los padres son conscientes de que, en realidad, serán ellos los responsables del bienestar del animal.
  • Respetar la edad del cachorro (ya sea perro o gato) aunque no coincida con la navidad (7 a 8 semanas de vida). Recuerda que separar a un cachorro de su madre antes de tiempo puede ser muy perjudicial para su proceso de socialización y para su desarrollo físico.
  • Si adoptamos en lugar de comprar, es un doble acto de amor y podemos hacer partícipe a la familia en el proceso de selección. Recuerda que no solamente existen refugios de perros y gatos, también existen centros de adopción de animales exóticos (conejos, roedores, erizos...) o bien podemos buscar un animal de una familia que ya no pueda cuidarle.
UA-47237912-1